Cómo se fija el precio de la electricidad en la UE

Los precios de la electricidad se han disparado en la Unión Europea en los últimos meses, lo que ha dado lugar a llamamientos para reformar la forma en que se fijan.

Actualmente, el mercado mayorista de la UE es un sistema de precios marginales. Eso significa que todos los generadores de electricidad obtienen el mismo precio por la energía que están vendiendo en un momento dado.

Pero el precio de la electricidad varía mucho según la fuente de energía utilizada para generarla: las fuentes de energía renovables son las más baratas, mientras que los combustibles fósiles son mucho más caros.

Los productores nacionales de electricidad hacen sus ofertas en el mercado y la oferta va de la fuente de energía más barata a la más cara y todos obtienen el precio del último productor al que se le compró la electricidad, según la Comisión Europea.

Los defensores dicen que este modelo es el más justo y más barato para los consumidores a largo plazo.

Pero dado que los combustibles fósiles (desde los productos derivados del petróleo hasta el carbón y el gas natural) representaron casi el 70 % de la combinación energética de la UE en 2020 y la mayor parte se importó de terceros países, significa que el bloque es muy vulnerable a las fluctuaciones de precios.

La reapertura de la economía mundial tras los confinamientos por la COVID-19, que condujo a un aumento de la demanda de energía en todo el mundo, y la guerra de Rusia en Ucrania, que llevó a Moscú a frenar los flujos de gas a Europa en represalia por las sanciones, han provocado un aumento espectacular de los combustibles fósiles.

El aumento de la inflación y las facturas de electricidad han generado protestas en toda Europa, y algunos líderes ahora abogan por que el precio de la electricidad se desvincule del gas para aliviar la carga de los hogares y las empresas.

Fuente: Euronews